Diferencia entre vocación y aptitud

La vocación es un llamado a cumplir tu destino mientras que la aptitud es la facilidad para desempeñarte en la labor que has elegido. En la medida en que la aptitud se utilice en la misma dirección de tu vocación profesional, el valor mutuo aumenta para que logres tus propósitos con más éxito y contundencia.

Sin embargo, no siempre la aptitud se alinea con la vocación, como es el caso de la facilidad que puedas tener para hacer algo que no te conviene, por ejemplo utilizar la facilidad del convencimiento para que te elijan como jefe por encima de otras personas que tienen más méritos para lograr la misma posición, o utilizar la facilidad de comunicarte verbalmente para hacer que un cliente compre un producto que no necesita o le conviene.

La vocación es en sí misma natural, espontánea, integradora con tu ser y tu misión en la vida. Se podría decir que la vocación siempre te conviene, y que deberías siempre seguir sus sabios consejos. Sin embargo, en algunas oportunidades la vocación puede reñir con las necesidades de corto plazo, como podría ser el hecho de que tu vocación altruista y de servicio a los demás, te impidan estar cerca de tu familia y proveer su sustento y crecimiento.

En estos momentos, no debes desfallecer en tu intento por seguir tu vocación, y en vez de ello, debes con sagacidad encontrar la forma de lograr seguir en tu empeño. Para el caso del ejemplo, de la vocación del servicio, debes ampliar el campo de acción y amplitud de la visión, para no solo ver que tu vocación se puede cumplir si te vas a vivir en la penuria para ayudar a los más pobres, ya que también se puede servir en de otras formas y maneras, como siendo un buen líder o un buen empresario o un buen padre o madre, o aplicando tu carrera profesional.

Fuente: www.carreralaboral.com
por, Juan Carlos Medina

Comentarios:

Nuestro blog existe gracias a:
}