Cuando debes renunciar a tu vocación

Una buena pregunta a discutir en este momento es determinar cuándo debes renunciar a tu Vocación Profesional, en qué casos y porqué. Se supone que la vocación representa tu interior más íntimo, aquello que te pertenece y que te hace especial para poder desempeñarte de la mejor forma e interactuar con el exterior en forma competitiva. Pero será en algunos casos conveniente renunciar a ella?

Podríamos empezar argumentando que pueden existir algunas vocaciones que no te hacen bien a ti mismo, ni a tu familia ni a tu entorno, por ejemplo, si tu vocación se relaciona con alguna actividad que afecte tu salud, atente contra la naturaleza y el medio ambiente, o lesione y afecte a las personas que se encuentran a tu alrededor. Se te viene a la mente alguna de estas vocaciones? Podía relacionarse con el hecho de que debas viajar mucho y que este simple hecho afecte la armonía de tu matrimonio y familia. Pero asó podríamos seguir mencionando vocaciones y actividades a las cuales sería mejor renunciar.

Otro aspecto que se podría analizar respecto de las vocaciones perjudiciales, serían aquellas en las que no existe una vigencia en el momento, existe mucha demanda y poca oferta, o el desarrollo social sigue evolucionando para no requerir de sus servicios en este momento. Se te ocurre alguna vocación o profesión que en tu entorno actual haya perdido vigencia? Podría relacionarse con el sector agrícola tradicional porque ahora se necesita una producción más orgánica, o con algunos sectores industriales en donde la tecnología ha logrado dar un salto de calidad, como por ejemplo los computadores que reemplazaron a las tradicionales máquinas de escribir, y así sucesivamente.

Estos son algunos ejemplos en donde la vocación no siempre apoya nuestro bienestar y sano desarrollo, y por ello se podría renunciar a ella, y encontrar otro campo o carrera profesional que nos pueda ser más útil, práctica, actual y realista. Como Elegir mi Carrera se relaciona posiblemente con aquellas actividades que se encuentren más sintonizadas con nuestro entorno y efectos, y con seguridad labrarán un mejor camino de prosperidad y felicidad. Recuerda que lo que no fluye es porque no nos conviene.

Fuente: www.carreralaboral.com
por, Juan Carlos Medina

Comentarios:

Nuestro blog existe gracias a:
}